Senderistas de toda España se movilizan contra la posible prohibición de transitar por caminos públicos

Fuente: CRONICANORTE

Senderistas de toda España se han movilizado a través de una plataforma en Internet. En tan solo una semana se han alcanzado más de 80.000 firmas para que el Ministerio de Medio Ambiente tenga en cuenta a este colectivo en la futura Ley de Montes.

El colectivo de los cazadores intenta presionar al Ministerio de Medio Ambiente para que se prohíba el transito por caminos públicos al resto de ciudadanos cuando se realicen batidas o monterías. El monte y la naturaleza es de todos los ciudadanos, es un derecho universal el disfrute de la misma y así también esta amparado en la Constitución en su articulo 45. La futura ley podría incluir sanciones de hasta 1.000 euros por caminar por estos espacios durante la celebración de monterías.

MANIFESTACIÓN POR EL ACCESO PÚBLICO A LAS HOCES DEL CABRIEL

El pasado domingo 23 de junio, tal y como estaba previsto, se desarrolló la Manifestación para conseguir el Acceso Público a las Hoces del Cabriel. La Asociación para la Conservación de los Ecosistemas de la Manchuela (ACEM) convocó esta movilización bajo el lema «Sí al acceso público a las Hoces del Cabriel. No al coto de caza privado».

[LACERCA:COM]

 

Ni el Gobierno de Castilla-La Mancha ni el Ayuntamiento de Minglanilla reaccionaron ante el cierre del camino público que une las aldeas de Mirasol y la Fonseca por la margen del río Cabriel, en plena Reserva de las Hoces del Cabriel.

La marcha –que comenzó a las diez de la mañana– fue seguida por alrededor de cien personas de todas las edades, discurrió con total tranquilidad y se vio favorecida por el buen tiempo.

Una vez llegados al Centro de Interpretación, los manifestantes observaron cómo el camino público de acceso a las hoces estaba cerrado por una gran valla metálica. En las inmediaciones de la valla estaban los guardas de la finca privada y miembros de la Guardia Civil, quienes impidieron el paso de los manifestantes. Igualmente, junto a la valla se encontraba el alcalde junto a algunos concejales del Ayuntamiento de Minglanilla. El alcalde confirmó la inexistencia del preceptivo permiso municipal de obras, por lo que el propio ayuntamiento había requerido a la propiedad de dicha finca la retirada de la valla.

Después de cierta discusión, los manifestantes acordaron denunciar los hechos ante la Guardia Civil de Minglanilla y, con posterioridad, hacerlo también ante el juzgado. Acordaron dar un plazo de seis meses a las administraciones competentes para restablecer el acceso público a las hoces y, pasado el mismo, volver de nuevo a realizar el trayecto completo –que había sido imposible de llevar a cabo por el cierre del camino